Instrucciones de uso

Manuales de uso

Su reloj Baume & Mercier es un instrumento complejo y delicado que funcionará de manera fiable durante muchos años si lo utiliza correctamente. En los manuales de uso encontrará toda la información necesaria para ajustar su reloj, así como una explicación de sus distintas funciones. Busque el manual de uso a partir de la referencia del producto

Puede insertar la referencia indicada en la tarjeta de garantía (p. ej, M0A10402), o la que se encuentra grabada en el fondo (4 o 5 dígitos precedidos, en ocasiones, por MV0; p. ej, 65721, MV045139) AYUDA

Encuentre su referencia

back of the case
  • {{ref}}
  • No result found

Recomendaciones para el cuidado del reloj

Su reloj Baume & Mercier ha sido diseñado y fabricado con gran esmero.

Las siguientes recomendaciones le ayudarán a mantener el reloj en perfecto estado de funcionamiento durante muchos años.


Frecuencia de mantenimiento

Su reloj Baume & Mercier es un instrumento de alta precisión que trabaja las 24 horas del día y que necesita un mantenimiento regular para mantener su precisión y hermeticidad a lo largo del tiempo.
La frecuencia de las revisiones puede variar dependiendo del uso del reloj y del entorno en el que se use.
Por ejemplo, la hermeticidad puede verse afectada por el deterioro natural de las juntas, pero también por el uso frecuente de la corona, golpes u otros factores, como el sudor, los productos cosméticos o los cambios de temperatura.
Recomendamos comprobar la hermeticidad cada año y realizar una revisión completa cada 3 o 5 años en alguno de nuestros centros de servicio.

Nota para los relojes equipados con un movimiento Baumatic

Los nuevos lubricantes permiten reducir la frecuencia de las revisiones (cada 5-7 años en lugar de cada 3-5 años)


Hermeticidad

Salvo algunos modelos específicos, como los modelos vintage, todos los relojes Baume & Mercier son herméticos hasta 30 metros por lo menos. Cuando la hermeticidad es superior a 30 metros, el número de metros correspondiente aparecerá grabado en el fondo de la caja.
La hermeticidad de un reloj evita que entre polvo y humedad en el movimiento, y además evita que se deteriore cuando el reloj se sumerge en el agua. Por lo tanto, su reloj será hermético también en condiciones cotidianas, como son la lluvia, al ducharse o al bañarse. Sin embargo, debe evitar exponer el reloj al agua a alta presión (como, por ejemplo, el chorro de un hidrolimpiador) y también protegerlo de los golpes que puede sufrir durante la práctica de deportes acuáticos de gran intensidad (motos de agua, etc.).
Tenga presente que la hermeticidad de su reloj no se garantiza de forma permanente. Las juntas herméticas pueden deteriorarse físicamente por el envejecimiento normal, pero también al usar la corona con frecuencia, por los golpes o por otros factores, como por ejemplo el sudor, el uso de cosméticos y los cambios de temperatura.
Es por ello que recomendamos que se compruebe la hermeticidad aproximadamente una vez al año, a ser posible antes de las vacaciones de verano.

 

Atención
Cuando sumerja el reloj en el agua, asegúrese de que la corona esté bien cerrada (enroscada o apretada hacia dentro, según el modelo) y no presione ninguno de los pulsadores porque puede entrar agua en la caja.
Si percibe signos de condensación en el interior del reloj, debe llevarlo inmediatamente a uno de nuestros distribuidores autorizados o a uno de nuestros centros de servicio.


Cuerda

Cuerda automática

Los relojes mecánicos automáticos o de cuerda automática funcionan gracias a un sofisticado mecanismo que les da cuerda automáticamente gracias a los movimientos de la muñeca del usuario.

Con la cuerda al máximo, un reloj automático tendrá una reserva de marcha de 40 a 120 horas, en función del modelo. La reserva de marcha acumulada permite al reloj funcionar durante la noche y conservar aún un margen de autonomía considerable.

Sin embargo, si su reloj automático se deja sin utilizar durante varios días, se detendrá o carecerá de la reserva de marcha necesaria para garantizar la máxima precisión, que se alcanza cuando el reloj está completamente cargado. En tal caso, antes de volver a utilizarlo, le recomendamos que le dé cuerda manualmente dando aproximadamente 20 vueltas a la corona en el sentido horario para garantizar que funcione correctamente en todas las condiciones. Después de llevar puesto el reloj durante varias horas, dependiendo de su nivel de actividad, se habrá dado cuerda al reloj perfectamente.

 

Nota

- La eficiencia del proceso de cuerda automática está directamente relacionada con el movimiento de la muñeca del usuario. Si el movimiento es insuficiente, el reloj puede pararse aunque se lleve puesto. Para evitarlo, recomendamos dar 20 vueltas de cuerda girando la corona manualmente en sentido horario.

Además, la correa del reloj debe estar correctamente ajustada a la muñeca: si está demasiado floja, el reloj no se cargaría adecuadamente.

- Debe quitarse el reloj de la muñeca antes de darle cuerda. De este modo se asegurará de que el eje de la corona permanezca totalmente recto mientras le da cuerda y evitará el riesgo de dañar la corona o el movimiento.

- No sacuda deliberadamente el reloj automático para cargarlo. No sirve de nada y corre el riesgo de estropear el movimiento.

- Aunque no tenga previsto usar el reloj durante algunos meses, le recomendamos que, de todos modos, le dé cuerda manualmente de vez en cuando para evitar que los aceites se solidifiquen o se derramen por los ejes del movimiento.

 

Nota para los relojes Baumatic

Los relojes Baumatic tienen una reserva de marcha de 120 horas (5 días), lo cual resulta más cómodo para el usuario, ya que el reloj continúa teniendo autonomía después de estar el fin de semana o toda la semana laboral sin usarlo.

Además, a diferencia de otros relojes, que alcanzan su máxima precisión cuando están completamente cargados, la precisión permanece estable durante toda la reserva de marcha.

Sin embargo, para asegurarse de que dispone de una reserva de marcha suficiente antes de poder usar su Baumatic, es necesario dar 50 vueltas a la corona (en lugar de 20, en los movimientos estándar), dada su mayor reserva de marcha.


Cuerda manual

Es un reloj mecánico manual o de cuerda manual, es decir, un reloj al que hay que darle cuerda manualmente girando la corona hasta notar cierta resistencia. No fuerce la corona más allá de ese punto, puesto que ello podría causar daños graves al movimiento.

Debe quitarse el reloj de la muñeca antes de darle cuerda. De este modo se asegurará de que el eje de la corona permanezca totalmente recto mientras le da cuerda y evitará el riesgo de dañar la corona o el movimiento.

La reserva de marcha de un reloj mecánico manual puede variar entre 40 y 90 horas, en función del modelo. Una vez transcurrido este periodo, el reloj dejará de funcionar por falta de cuerda.

Le recomendamos que dé cuerda a su reloj a diario, preferiblemente por la mañana, antes de colocárselo en la muñeca.

Aunque no tenga previsto usar el reloj durante algunos meses, le recomendamos que, de todos modos, le dé cuerda manualmente de vez en cuando para evitar que los aceites se solidifiquen o se derramen por los ejes del movimiento.


Corona

Después de usar la corona, con el fin de proteger el reloj de la humedad y evitar que el agua penetre en la caja, asegúrese de que la corona esté bien cerrada (enroscada o apretada hacia dentro, según el modelo).


Ajuste del calendario

La mayoría de los relojes con función de calendario (fecha, día, mes, año, fase lunar), tienen una franja de tiempo (denominada "periodo de exclusión") durante la cual es importantísimo no realizar un ajuste rápido del calendario.

Por lo tanto, para evitar cualquier riesgo de dañar el movimiento, es fundamental conocer cuál es exactamente este periodo de exclusión.


Golpes y vibraciones

Todos los relojes Baume & Mercier se someten a pruebas según las NIHS (normas industriales oficiales de la industria relojera suiza) y resisten impactos de hasta 5000 g. Sin embargo, deben evitarse impactos fuertes, así como vibraciones repetidas y frecuentes.


Sustitución de la pila

Por lo general, la duración de la pila suele variar entre 3 y 6 años, dependiendo del modelo de reloj.
La mayoría de nuestros relojes de cuarzo con segundero central están equipados con un indicador de bajo nivel de pila: aproximadamente dos semanas antes de que se agote la pila, la aguja del segundero central empieza a realizar saltos cada cuatro segundos para indicar que hay que sustituir la pila.
No deje nunca una pila agotada dentro del reloj, puesto que, al deteriorarse, pueden haber fugas que estropearían el movimiento.
Recomendamos cambiar la pila en una relojería acreditada, donde también comprobarán la hermeticidad y el estado del movimiento.


Magnetismo

Nuestro entorno está cada vez más sujeto a perturbaciones magnéticas de diversas fuentes que pueden afectar al funcionamiento de su reloj Baume & Mercier. Por este motivo, le recomendamos que, en la medida de lo posible, evite dejar su reloj cerca o en contacto directo con cualquier fuente de radiación electromagnética, como imanes, dispositivos electrónicos, cierres magnéticos de bolsos, fundas de tableta o de móvil, etc.


Temperatura

No someta el reloj a temperaturas extremas (superiores a 60 ℃/140 °F o inferiores a 0 ℃/32 °F) o a cambios bruscos de temperatura.


Productos químicos

Evite el contacto directo con disolventes, detergentes, perfumes o productos cosméticos que puedan dañar la pulsera, la caja o las juntas.


Limpieza

Para conservar el brillo de la caja hermética y del brazalete metálico, utilice un cepillo de dientes de cerdas blandas y agua tibia con jabón. Después, aclare el reloj con agua corriente y séquelo con un paño suave. Se recomienda el mismo proceso después de bañarse en el mar o en una piscina.

Antes de limpiar el reloj, asegúrese de que la corona esté bien cerrada (enroscada o apretada hacia dentro, según el modelo).


Correa

Correa de piel

La duración de las correas de piel depende de las condiciones de uso y de la frecuencia con que se utilicen.

Por ejemplo, la correa se deteriora por culpa de la acidez de la piel, el sudor, los cambios de temperatura, la exposición prolongada al sol, las cremas para la piel, los productos cosméticos, etc.

Las condiciones extremas, tales como la práctica de actividades deportivas o el contacto prolongado con el agua, reducen considerablemente su duración.

Si desea encargar una correa nueva, póngase en contacto con uno de nuestros distribuidores autorizados o contacte directamente con nosotros.


Correa de caucho

La duración de las correas de caucho depende de las condiciones de uso y de la frecuencia con que se utilicen.
Para conservar su correa de caucho durante más tiempo, le recomendamos evitar el contacto con aceites y productos cosméticos, así como la exposición prolongada a la luz solar. Asimismo, evite el roce constante con la ropa, ya que puede hacer que pierda el color (especialmente las correas blancas) o que se deteriore prematuramente.
Puede limpiar la correa de caucho con agua y jabón.
Si desea encargar una correa de caucho, póngase en contacto con uno de nuestros distribuidores autorizados o contacte directamente con nosotros.


Nácar

Baume & Mercier recomienda limpiar delicadamente este elemento con un paño suave o solo con agua. Deje secar el reloj completamente antes de guardarlo. Lo mejor es evitar que el nácar entre en contacto con perfumes y cremas hidratantes, ya que estos productos pueden incidir negativamente en las iridiscencias del material. Así pues, cuando se aplique este tipo de productos, espere unos 10 minutos antes de ponerse el reloj. Los relojes adornados con nácar están más protegidos si se guardan en una bolsita de algodón.


Bronce

El bronce es un material que envejece según el estilo de vida que lleve su usuario. Cuando entra en contacto con sustancias corrosivas, en particular el sudor o el agua de mar, esta aleación adquiere una pátina verdosa específica de cada reloj.